Historia breve de la música renacentista húngara

Introducción

La historia de la música renacentista húngara estaba muy influida por la situación béllica de la época: la lucha contra el Imperio Turco, y los Habsburgos, asimismo entre los partidos húngaros. Se puede concluir en una frase que en vez de la música instrumental y vocal compuesta, las canciones históricas y béllicas eran la manifestación más importante de su edad.

La época de oro: el reinado de Matías

Los inicios de renacimiento - aunque se puede notar su presencia antes, bajo el reinado de Segismundo (Zsigmond) (1387-1437)- se data del periodo de Rey Matías (Mathias Rex 1458-1490). Las épocas consecutivas eran muy diferentes y decadentes. Si las circunstancias políticas y culturales no hubieran sido empeorados, Hungria habría tenido un patrimonio renacantista muy rico. Matías y su esposa Beatrix eran aficionados entusiasticos de la música, tanto como de otras ramas de arte y ciencias. Los músicos mejores de entonces eran huéspedes de su corte. Vinieron numerosos de Paises Bajos, Italia, Francia como: Johannes de Stokhem, Jacques Barbireau, Stefano da Salerno, y también Bisth, Mecchino, Bonnus, Cornue. La pareja soberana conseguió a contratar Pietro Bono para un par de años, a quien le consideraron el mejor laúd del renacimiento. La pareja tenia que usar las relaciones familiares de Beatriz y tambien presión diplomatica para conseguirlo (tuvieron que pedir en prestamo del príncipe de Ferrara, de Ercole d'Este.) Johannes Tinctoris aunque no tenía relación con la corte de Buda -anteriormente enseñaba Beatriz a música en los años de 1470-, una de sus obras (Terminorium e diffinitorium) le dedico a la Reina entre tantos. Es importante de mencionar, que ya en esta época las canciones históricas eran muy populares en la corte. Galeotto Marzio (1427- 1492) humanista italiano tambien había observado ese movimiento, cuando era húesped de Matías. Comparaba los cantautores locales - quienes interpretaban canciones heroicas acompañadoas por laúd - a los de Roma.

La decadencia del renacimiento húngaro

Ulászló (Jagello) el segundo (Dobzse László 1490-1516) superó su antecedente en cuestiones de lujo y contrataba los mejores músicos del continente. Por ejemplo durante del reinado de su hijo Lajos el segundo (1516-1526) el famoso Adrian Willaert era huesped de la corte. Mientras tanto la situación económica y política del país se empeoraba. Perdiendo el combate de Mohács, la decadencia y la escisión del país no se podía parar mas, los turcos tomaron la mayor parte de Hungría. Esa situación miserable duraba hasta el fin del siglo dieciseis. Las guerras permanentes no favorecían las artes, privaban las fuerzas economicas y impedían la evolución de los talleres músicos, espantaban a los maestros y fabricadores de instrumentos. Quien quería aprender música, tenía que ir al extranjero.

Impresiones preservadas

La música instrumental compuesta del país apenas ha sobrevivido a la posteridad. Las músicas de baile mas populares han permanecido en forma de elaboración por compositores extranjeros, por ejemplo la Ungarescha de Jacob Paix, Ungarischer Tanz de Wolf Heckel, etc. Los primeros libros de tabladuras de órgano se originan de la segunda parte del siglo XVI. y pertenecen al estilo renacentista, aunque estan fuera de la época renacentista: "Kájoni-kódex"(1634-71), "Lőcsei virginálkönyv" (alrededor de 1660-70), "Vietórisz-kódex" (a eso de 1680), "virginálkönyv" de Soproni Stark(1689-90)

Valentin Bacfarc

Era una compensación por esa ausencia la obra del laudista y compositor destacado Bálint Bakfark (Valentin Bacfarc 1507?-1576). Sus fantasías pertenecen a las mejores composiciones de la literatura de laúd, y en su composición son precedentes de la fuga. Hay que mencionar que la mayoría de su vida pasaba en el extranjero, asi que las obras no nacieron en tierra húngara, y tampoco las publicaba aqui. Zsigmond János -quien tambien tocaba muy bien el laúd- le había donado una finca en vano, parece que la vida musical del país no le había satisfechado a él, y podía retenerle en Hungría.

Música eclesiastica

Si buscamos por música vocal aparte de las canciones históricas, encontramos más música religiosa que profana. Johannes Honterus reformador sajón de transilvania publicó el primer impreso de partituras con el titulo Odae cum harmoniis. Esta publicación es algo excepcional, contiene 21 composición a cuatro voces escrito por el ritmo de estrofas antiguas. La base de las composiciones eran melodias alemanes de estilo humanista (sobre todo de Tritonius) no de fuente húngara, y ademas sus vínculos religiosos también son evidentes. El elaborador, compositor de los demás tres voces está desconocido, quizás fuese Honterus él mismo. El Gradual de Eperjes (1635-1650) contiene cantos gregorianes y obras religiosas a cuatro voces. Su publicación era posterior del periodo renacentista.

Cancioneros

Los cancioneros forman una categoría en la música religiosa porque él que los publico no era compositor, sólo colleccionador de las canciones contenidas. A veces pasó que sólo las letras fueron publicadas, esas por supuesto son carentes de interés. El libro de István Gálszécsi de 1536 era el primer impreso de partituras. Fue impreso en Cracovia, contiene himnos gregorianes y corales alemanes traducidos a húngaro, pero solo sobrevivieron fragmentos de la obra. El colleción de canciones de Huszár Gál (1560) contiene 107 cantos protestantes con 49 melodias. Digno de ser mencionado el libro de Péter Bornemisza (1582) : Cantus Catholici que fue editado por Benedek Szőllősi.

Canciones históricas

La canción histórica era la forma más típica de la música renacentista húngara. Su tradición se origina de épocas remotas y no se desaparece al final del periodo, aun hoy en dia lo cultivan los cantutores contemporaneos. Eso es el único estilo que se conservó a través de los periodos mas atormentados, porque siempre hacia falta cultivar la memoria común, la escritura de la historia. Los cantantes usaban sus instrumentos para acompañar su canto, su canto era posiblemente siempre improvisativo, con melodias variadas: No se conservó melodias escritas de las canciones, ni las mencionaban, tampoco parecia importante la distinción de los instrumentos diferentes.Los violinistas y laudistas (citharaedi) por ejemplo pertenecían a la misma categoria. Su nombre medioeval era "jokulator", "igric", o "reges", "regős". Las canciones fueron impresos muchas veces con sólo las letras, y si había melodia acompañada, el compositor a veces notó que no se debía cantar con la melodia apuntada.

El primer recopilación impresa de esas canciones históricas se debe a András Farkas, lleva el título De introductione Scyttarum, fue publicada en Cracovia (ciudad polaca con vínculos húngaros). El cancionero "Hoffgreff" que contiene historias biblicas, fue publicada en Kolozsvár, Transilvania en 1553. Hay que mencionar otros autores de diferentes cancioneros, cómo András Valkai, Ambrus Göröncsi, Gáspár Heltai, Péter Bornemisza, Péter Ilosvai, András Batizi, Ferenc Wathay.

Sebestyén Tinódi

Sin duda alguna el compositor mas talentoso de este estilo era Sebestyén Tinódi (aprox.1510-1556) Él mismo componía sus melodias que forman unidad perfecta con las letras. Se conservó 24 melodías, y mas de 13000 estrofas. Todos, con alguna exepción fueron incluidas en su obra maestra Cronica imprimida en 1554 en Kolozsvár. Sus descripciones del los acontecimientos históricos eran tan precizas, que fueron utilizadas por los historiadores posteriores. Según su confesión, nunca alteró la verdad de su creyencia por ninguna influencia, si algo falso habia misto en su descripción solo pudo ser la culpa de los personas que eran sus fuentes de información.

Conclusión

Se puede asumar breve, que la tradición musical europea siempre era presente en las cortes de las aristocratas, solo no se podía difundirse suficientemente por las circunstancias históricas.

Mapa de la página

webmaster & seo: József Jároli